Testimonio Salud

publicado a la‎(s)‎ 6 mar. 2017 8:36 por FUNDACIÓN BLANCAMA   [ actualizado el 23 may. 2017 10:08 ]
Cuando conocí a Anne mis papis se acababan de separar. Para mi había sido un duro e inesperado golpe, había dejado de creer en el amor y era como si todos los valores que me habian enseñado a lo largo de mi vida se desmoronaran. Además, entre otras cosas, tenía una gran falta de seguridad en mi misma e inmadurez. Anne me ayudó a ver a mis papis como lo que eran en realidad y ante todo que quienes se separaba eran ellos, era su relación de pareja.
Un tiempo después retomé el contacto con Anne a través de algún curso que me ayudó a tomar decisiones significativas en mi vida tanto en aspectos profesionales como personales.
En este tiempo, cada vez que me he alejado de mi misma y no he puesto en práctica lo que me había enseñado (que por cierto, como ella siempre nos dice no es más que un recordatorio de lo que intrínsecamente ya sabemos), he recaído en un bucle oscuro de abandono hacia mi misma.
Hace unos años, en un momento en el que casí perdí la vida, después de un mes internada en la UVI, cansada y con verdaderas ganas de morirme, bastó una llamada suya, simplemente me dijo una frase que me ayudó a despertar y recuperar mis ganas de vivir.
Ya han pasado 6 años desde entonces. Aquel suceso me enseñó algo muy importante: que al igual que fueron mis ganas y empeño en salir de esa enfermedad lo que me salvó también descubrí que fui yo quién me había creado esa enfermedad. A partir de ese día, si en algún momento comienzo a alejarme de mi camino, recuerdo aquel mes en el hospital e inmediatamente recupero mi poder y retomo mi camino.
Como Anne me enseñó, altibajos tendremos siempre, se trata, como nos enseña, de estar atentos para seguir con nosotros mismos dia a dia y no dejarnos caer tan profundo como yo lo hice. Cierto es que siempre nos tenemos a nosotros mismos y somos nuestro mayor aliado y mejor apoyo.
Gracias Anne por todas estas “enseñanzas” o mejor dicho, ese darnos cuenta de que los únicos responsables de nuestra vida en todos los aspectos somos nosotros. Gracias por tu apoyo constante a pesar de la distancia. Gracias por enseñarme a ver mi propia luz (y la de los demás), por ayudarme a recuperar mi confianza, mis ganas de vivir, de disfrutar de mi vida y de redescubrir mi coraje.

Virginia Sosa-Dias
Comercial - Málaga
Comments